Mediante la apropiación de elementos de otras religiones las personas reafirman su pertenencia religiosa

El fenómeno religioso se genera a partir de intercambios de diversidad espiritual

Ciudad de México, 23 de febrero de 2017.- La multirreligiosidad no significa sincretismo, ni debe confundirse con el pluralismo religioso, implica que la persona se apropia de elementos de otras creencias y prácticas espirituales, incluso de otras religiones, con lo cual refuerza su pertenencia y adscripción a una institución religiosa determinada, afirmó Daniel Gutiérrez-Martínez, investigador de El Colegio Mexiquense a.c.

Durante su participación en el Laboratorio de observación del fenómeno religioso en la sociedad contemporánea, coordinado por Hugo José Suárez, Fernando González y Karina Bárcenas, investigadores del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM y Cecilia Delgado, académica de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, Daniel Gutiérrez-Martínez afirmó que el pluralismo religioso tiene que ver con el reconocimiento político de la coexistencia de la diversidad religiosa en el espacio público. La multirreligiosidad, por su parte, es el agregado, a partir de una creencia o práctica religiosas centrales, de otras más que refuerzan, sobre todo, la espiritualidad de todo grupo en sociedad.

La definición de religión en América Latina está asociada a la herencia que les legó contextos occidentales, como el monoteísmo, el eurocentrismo, cuyos límites los han determinado con la característica de la pertenencia a una iglesia, el reconocimiento de un solo dios, y menos han definido lo religioso con base a los significados simbólicos que se gestan en lazos de confianzas de grupo (del latín religare), explicó el investigador.  Por ello habría que ir más allá en el análisis, remitiéndose a los aspectos básicos de las creencias, la práctica que conforman espiritualidad.

Al pensar la religión desde su raíz: el “homocredus”, nos permite ver que su base esté en el intercambio de diversidades espirituales, ya sea que se haga referencia a la conformación de las religiones judía, cristiana y/ o islam o bien a simples cultos a la muerte o al sol. Todas se han configurado a partir de las transfiguraciones de elementos de diferentes contextos religiosos y espirituales, aseveró el académico.

Gutiérrez-Martínez presentó una investigación en la cual, a partir del empleo de técnicas etnográficas, confirmó dos postulados; que el fenómeno religioso es la base de toda sociedad si se le considera desde su análisis de creencias y espiritualidad; y que no hay nuevos movimientos religiosos o nuevas estructuras de creencia, sino diversas formas de expresar el sentimiento colectivo compartido de lo sagrado de las cuales el científico social debe estar atento, concluyó el investigador.

Contacto

Lic. Miriam Aguilar

Coordinadora de Difusión del IIS-UNAM

Correo: difusión.iis@unam.mx

Tel. 5622 7390

 

Lic. Karla López

Becario de Difusión del IIS-UNAM